El desarrollo personal comprende un conjunto muy variado de propuestas de psicología popular, pseudocientíficas o espiritualistas que pretenden conseguir la actualización de las potencialidades humanas (psicológicas y espirituales) que la persona puede hacer más allá de su desarrollo natural en función de la edad.

Este tipo de planteamientos consiguen que con el trabajo de crecimiento personal la persona aprenda, a través de la conciencia de sí mismo, a aprovechar sus posibilidades de pensar, sentir y actuar para cosas tales como:

  • Usar el pensamiento libre o autónomo.
  • Dominar una libertad responsable, siendo líder de sí mismo.
  • Tener salud emocional.
  • Lograr el éxito en sus emprendimientos.

Sus partidarios pretenden que es un trabajo distinto, pero de alguna manera coincidente o complementario al que puede hacerse con la psicoterapia. La psicoterapia trata de ordenar algo que está desordenado, es decir, es el paso de la desorganización a la organización, del caos al equilibrio, mientras que el crecimiento personal trata de llegar a la plenitud, es decir, una vez que ya se tiene la organización y el equilibrio, desarrollar la propia capacidad para el gozo, la vitalidad y la creatividad.

Sus objetivos son:

  • Conocerse a sí mismo, con honestidad, ubicando virtudes y defectos.
  • Evaluar qué quiere conservarse, mejorase o cambiarse, y ubicar las herramientas para hacerlo.
  • Librarse de los obstáculos interiores y exteriores que alguna vez o de alguna manera impidan el liderazgo y el buen desempeño como trabajador y como líder.
  • Ser quien se quiere ser; donde el pensar, el sentir y el actuar sean una unidad coherente o guardar relación con la actitud personal.

Para ello se utilizan las siguientes herramientas:

  • La propia experiencia, notando el sentido y el sentimiento que le damos a nuestras vivencias.
  • La conciencia de las propias acciones y comportamientos.
  • Aprender a comunicar, a uno mismo y a otros, los descubrimientos sobre sí mismo.
  • Tener su propia personalidad y no copiar otra.

En Regal utilizamos estas herramientas y otras basadas en la psicoterapia Gestalt, el coaching, la programación neuro-lingüistica, los eneagramas o la meditación Zen.