El funcionamiento de las personas (su mente, emociones, pensamiento y cuerpo) o lo que podemos denominar su experiencia subjetiva (o “mapa”) es el centro y el objetivo del trabajo que desarrolla la Programación Neurolingüística (PNL). Su origen se remonta a la observación y posterior modelaje que los investigadores Richard Bandler y John Grinder realizaron de excelentes comunicadores y facilitadores del cambio en las personas, como Fritz Perls, Virginia Satir, Milton Erickson o Gregory Bateson. Ambos investigadores pudieron sistematizar, estructurar y desarrollar modelos de pautas de actuación que podían ser enseñadas y aprendidas. La metodología de la PNL presenta estos modelos a través de un fácil aprendizaje y como vía de desarrollo personal, para diseñar e implementar cambios duraderos.